Caza Mayor, Monterias, Recechos

foro de caza mayor - monterÍas, recechos, esperas
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Artículo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
gonzo_2426
300 wm
300 wm
avatar

Mensajes : 763
Fecha de inscripción : 27/12/2013

MensajeTema: Artículo   Miér 14 Ene 2015, 18:19

Os copio y pego de la web un artículo que me ha enviado un usuario, una reflexión sobre derechos y obligaciones de los cazadores, entre otras cosas. A mi me ha parecido muy interesante y sinceramente, suscribo el 100% de sus palabras. Lo copio aquí porque me parece interesante de debatir. El autor se llama Javier Bárcenas.

TIRO FIJO
En esta mi primera colaboración en un medio de prensa escrita sobre caza, pasé de quedarme en blanco, cuando me lo propusieron, a recordar tantos temas sobre los que llevo años tratando de escribir algo , pero el resultado final de ambas actitudes es el mismo: ¿Por dónde empezar?.

Decir, en primer lugar, que soy un cazador mediocre, de vocación tardía, pero enamorado de esta… pasión que me supone la caza cada nueva temporada.

Luego, he pensado que, más que construir un artículo sesudo sobre algún aspecto de esta hermosa pasión, en este primer artículo (y confío en que no sea el último), me voy a referir a lo que los cazadores mediocres (como yo) esperamos de una publicación especializada como esta. La mayoría de los apasionados estamos hartos de hojas y hojas de papel, profusamente ilustradas, sobre los temas de siempre: “Secretos de la caza al salto”, “como mejorar su tiro de caza”, análisis de armas y municiones en las que, como sucede en el resto de la prensa especializada (motor, náutica, pesca, etc…) nunca se emite una opinión negativa de los productos presentados. Todas las armas presentadas son buenas; todos los cartuchos “de regate”; los visores… luminosos y potentes; reportajes sobre fincas esplendidas donde, la mayoría de los mortales, nunca podremos ni siquiera pisar; safaris africanos carísimos; caza de especies exóticas en países remoto, etc… Revistas que más que tales, parecen catálogos ilustrados completísimos.

Los cazadores necesitamos un medio que hable de lo que nos interesa, que defienda nuestro derecho a practicar nuestra actividad favorita, sin complejos y sin tener que escondernos. Tenemos derecho, como consumidores, a una información fiable y lo más detallada posible sobre los productos del mercado (los nuevos y los antiguos), sobre las armas y munición que utilizamos (las nuevas y las antiguas).

En este apartado de los derechos, no quiero dejar pasar la oportunidad para reivindicar otros cuantos que parecen que se nos olvidan y, por ello, no está de más recordarlos: Me refiero al derecho a un trato considerado por parte de los poderes públicos, y por los medios de comunicación; y a un trato respetuoso por parte de las fuerzas del orden público encargadas de la vigilancia y control de nuestra actividad. Tenemos derecho a que se nos escuche antes de emitir las reiterativas órdenes de vedas anuales. A que se nos tenga en cuenta sobre la inclusión o exclusión de especies en las mismas (quién caza, en España, gaviotas reidoras –chroicocephalus ridibundus- o cornejas –corvus corone-… porqué no se incluye de una vez a la tórtola turca -streptopelia decaocto-, p.e.); porqué siempre comienzan y finalizan las temporadas en las mismas fechas, llueva más o menos, haga más o menos frio, haya o no más paso de migradoras, etc…. O, cuando menos, que se nos expliquen los motivos técnicos por los que se redactan en uno u otro sentido. Tenemos derecho a que se nos respeten nuestros días y periodos de caza, para que en nuestros cotos (que son nuestros porque los pagamos nosotros) no se nos perturbe el pacífico ejercicio de nuestra actividad. Tenemos derechos a que se prohíban artes y productos agrícolas que perjudican a las especies cinegéticas. Y, así… tantos y tantos derechos que, por dejadez, miedo, o mal entendido ecologismo se nos van recortando día a día; y que, mucho me temo, viendo por dónde van los tiros (nunca mejor dicho) de partidos y “círculos” políticos, terminarán por impedirnos el ejercicio de esta nuestra pasión.

Tampoco quiero olvidarme de nuestros deberes, ya que de ellos nacen los derechos; ya lo decía Ortega: “cazar es un menester duro, que exige mucho del hombre; hay que mantenerse entrenado, arrastrar cansancios extremos, aceptar el peligro. Implica toda una moral y del más egregio gálibo. Porque el cazador que acepta la moral deportiva, cumple sus mandamientos en la mayor soledad, sin otros testigos ni público que los picachos serranos, la nube vaga, la encina ceñuda, la sabina temblorosa y el animal transeúnte”. Cumplir el código ético del cazador y denunciar todas aquellas irregularidades e incumplimientos de los que tengamos conocimiento. Y cumplir, escrupulosamente, toda la legislación que nos es aplicable y que no es poca. En los estados de derecho no es necesario otro principio moral que el cumplimiento de la Ley, y es por eso que no tenemos que buscar ninguna justificación moral ante terceros para el ejercicio de nuestra actividad cinegética. Es una actividad legal, tenemos que luchar para que siga siéndolo, y de ello (sin más consideraciones morales) dimana nuestro derecho a ejercerla, en las condiciones que reglamentariamente están determinadas, y con el mayor de los orgullos. El que quiera que esto cambie debería tener en contra dos millones de votos (que son el número de licencias que dicen que hay en España); y ya le gustaría a algunos de los partidos políticos, del arco parlamentario o no, contar con dos millones de votos.

Así las cosas, me presento ante vosotros, socios de esta emocionante pasión, para intentar hablar de lo que nos interesa a los cazadores normales; a los cazadores de cotos sociales y acotados colectivos donde la mayoría de nosotros ejercemos la caza. De esos cartuchos, que no costando más allá de 6 ó 7 euros, podemos encontrar, fácilmente , en cualquier armería de cualquier ciudad o pueblito de España; de esas escopetas de precio razonable; de esos acotados de alquiler asequible; de esos perros que no tienen antecesores ilustres y que no proceden de ningún afijo de renombre; y, sobre todo, de esa caza menor, al salto o en mano, que es la practicamos, cada día que nos está permitido, la mayoría de esos dos millones de licencias que salimos al campo.

Y para no errar el tiro, me gustaría que me propusieseis temas de vuestro interés a desarrollar en próximas citas (ahora que está tan de moda los procesos e-asamblearios).

Un saludo,

Fuente: http://www.monterosycazadores.com/entradaBlog.asp?blog=1&cod=7
Volver arriba Ir abajo
Kukufato
7 rem
7 rem
avatar

Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 07/02/2013
Localización : Guadalajara


MensajeTema: Re: Artículo   Miér 14 Ene 2015, 18:47

Muy bueno. Para ser la primera vez que escribe ha comenzado con mucho acierto!! Mi enhorabuena y ánimo para seguir con más artículos.
Volver arriba Ir abajo
maza
Miembro V.I.P
Miembro  V.I.P
avatar

Mensajes : 1529
Fecha de inscripción : 02/02/2014
Localización : madrid ,soria,guadalajara,burgos


MensajeTema: Re: Artículo   Miér 14 Ene 2015, 18:49

@gonzo_2426 escribió:
Os copio y pego de la web un artículo que me ha enviado un usuario, una reflexión sobre derechos y obligaciones de los cazadores, entre otras cosas. A mi me ha parecido muy interesante y sinceramente, suscribo el 100% de sus palabras. Lo copio aquí porque me parece interesante de debatir. El autor se llama Javier Bárcenas.

TIRO FIJO
En esta mi primera colaboración en un medio de prensa escrita sobre caza, pasé de quedarme en blanco, cuando me lo propusieron, a recordar tantos temas sobre los que llevo años tratando de escribir algo , pero el resultado final de ambas actitudes es el mismo: ¿Por dónde empezar?.

Decir, en primer lugar, que soy un cazador mediocre, de vocación tardía, pero enamorado de esta… pasión que me supone la caza cada nueva temporada.

Luego, he pensado que, más que construir un artículo sesudo sobre algún aspecto de esta hermosa pasión, en este primer artículo (y confío en que no sea el último), me voy a referir a lo que los cazadores mediocres (como yo) esperamos de una publicación especializada como esta. La mayoría de los apasionados estamos hartos de hojas y hojas de papel, profusamente ilustradas, sobre los temas de siempre: “Secretos de la caza al salto”, “como mejorar su tiro de caza”, análisis de armas y municiones en las que, como sucede en el resto de la prensa especializada (motor, náutica, pesca, etc…) nunca se emite una opinión negativa de los productos presentados. Todas las armas presentadas son buenas; todos los cartuchos “de regate”; los visores… luminosos y potentes; reportajes sobre fincas esplendidas donde, la mayoría de los mortales, nunca podremos ni siquiera pisar; safaris africanos carísimos; caza de especies exóticas en países remoto, etc… Revistas que más que tales, parecen catálogos ilustrados completísimos.

Los cazadores necesitamos un medio que hable de lo que nos interesa, que defienda nuestro derecho a practicar nuestra actividad favorita, sin complejos y sin tener que escondernos. Tenemos derecho, como consumidores, a una información fiable  y lo más detallada posible sobre los productos del mercado (los nuevos y los antiguos), sobre las armas y  munición que utilizamos (las nuevas y las antiguas).

En este apartado de los derechos, no quiero dejar pasar la oportunidad para reivindicar otros cuantos que parecen que se nos olvidan y, por ello, no está de más recordarlos: Me refiero al derecho a un trato considerado por parte de los poderes públicos, y por los medios de comunicación; y a un trato respetuoso por parte de las fuerzas del orden público encargadas de la vigilancia y control de nuestra actividad. Tenemos derecho a que se nos escuche antes de emitir las reiterativas órdenes de vedas anuales. A que se nos tenga en cuenta sobre la inclusión o exclusión de especies en las mismas (quién caza, en España, gaviotas reidoras –chroicocephalus ridibundus- o cornejas –corvus corone-… porqué no se incluye de una vez a la tórtola turca -streptopelia decaocto-, p.e.); porqué siempre comienzan  y finalizan las temporadas en las mismas fechas, llueva más o menos, haga más o menos frio, haya o no más paso de migradoras, etc…. O, cuando menos, que se nos expliquen los motivos técnicos por los que se redactan en uno u otro sentido. Tenemos derecho a que se nos respeten nuestros días y periodos de caza, para que en nuestros cotos (que son nuestros porque los pagamos nosotros) no se nos perturbe el pacífico ejercicio de nuestra actividad. Tenemos derechos a que se prohíban artes y productos agrícolas que perjudican a las especies cinegéticas. Y, así… tantos y tantos derechos que, por dejadez, miedo, o mal entendido ecologismo se nos van recortando día a día; y que, mucho me temo, viendo por dónde van los tiros (nunca mejor dicho)  de partidos y “círculos” políticos, terminarán por impedirnos el ejercicio de esta nuestra pasión.

Tampoco quiero olvidarme de nuestros deberes, ya que de ellos nacen los derechos; ya lo decía Ortega: “cazar es un menester duro, que exige mucho del hombre; hay que mantenerse entrenado, arrastrar cansancios extremos, aceptar el peligro. Implica toda una moral y del más egregio gálibo. Porque el cazador que acepta la moral deportiva, cumple sus mandamientos en la mayor soledad, sin otros testigos ni público que los picachos serranos, la nube vaga, la encina ceñuda, la sabina temblorosa y el animal transeúnte”. Cumplir el código ético del cazador y denunciar todas aquellas irregularidades e incumplimientos de los que tengamos conocimiento. Y cumplir, escrupulosamente, toda la legislación que nos es aplicable y que no es poca. En los estados de derecho no es necesario otro principio moral que el cumplimiento de la Ley, y es por eso que no tenemos que buscar ninguna justificación moral ante terceros para el ejercicio de nuestra actividad cinegética. Es una actividad legal, tenemos que luchar para que siga siéndolo, y de ello (sin más consideraciones morales) dimana nuestro derecho a ejercerla, en las condiciones que reglamentariamente están determinadas, y con el mayor de los orgullos. El que quiera que esto cambie debería tener en contra dos millones de votos  (que son el número de licencias que dicen que hay en España); y ya le gustaría a algunos de los partidos políticos, del arco parlamentario o no, contar con dos millones de votos.

Así las cosas, me presento ante vosotros, socios de esta emocionante pasión, para intentar hablar de lo que nos interesa a los cazadores normales; a los cazadores de cotos sociales y acotados colectivos donde la mayoría de nosotros ejercemos la caza. De esos cartuchos, que no costando más allá de 6 ó 7 euros, podemos encontrar, fácilmente , en cualquier armería de cualquier ciudad o pueblito de España; de esas escopetas de precio razonable; de esos acotados de alquiler asequible; de esos perros  que no tienen antecesores ilustres y que no proceden de ningún afijo de renombre; y, sobre todo, de esa caza menor, al salto o en mano, que es la practicamos, cada día que nos está permitido, la mayoría de esos dos millones de licencias que salimos al campo.

Y para no errar el tiro, me gustaría que me propusieseis temas de vuestro interés a desarrollar en próximas citas (ahora que está tan de moda los procesos e-asamblearios).

Un saludo,

Fuente: http://www.monterosycazadores.com/entradaBlog.asp?blog=1&cod=7

Volver arriba Ir abajo
josemch
7 rem
7 rem
avatar

Mensajes : 480
Fecha de inscripción : 20/10/2014
Localización : Madrid


MensajeTema: Re: Artículo   Miér 14 Ene 2015, 19:16

Interesante y claro, poco que debatir al respecto, me gusta.

Se hace necesario nuestra defensa, como bien dice sin complejos y sin tener que escondernos pero yo añadiría que con buenos argumentos que a veces da un poco de vergüenza escuchar los argumentos de algunos que con buena intención defienden esta actividad como si la creación nos hubiera puesto aquí como un bien necesario para los animales que parece que necesitan ser exterminados y es nuestro duro cometido.

Debemos tener claro que esta actividad no contará con el apoyo de nadie al que no le guste su practica, se lucre o dependa de ello, no podremos hacerle entender que perseguir y abatir a un ser vivo sin necesidad de comerlo para vivir este bien.

A lo mejor es mas sencillo que todo eso, simplemente y como bien dice, defiendo mi actividad sin esconderme y sin complejos, sabiendo que no gusta pero respeto las normas y es una actividad legal y controlada y punto igual que se talan arboles para construir los muebles de las casas de muchos detractores y otros muchos símiles.

Quizás sea un cazador atípico, no se, quizás tenga un gen atrofiado que me hace disfrutar abatiendo un animal, seguramente y casi preferiría que no me gustase, es cara y me quita tiempo de estar con mi familia pero me gusta, es lo que hay, debemos practicarla con respeto a las normas y a los demás y exigir ese mismo respeto.
Volver arriba Ir abajo
Ramon tizoneras
300 wm
300 wm
avatar

Mensajes : 747
Fecha de inscripción : 21/11/2012
Localización : Benidorm


MensajeTema: Re: Artículo   Jue 15 Ene 2015, 11:49

Muy buen articulo
q bien q bien q bien
Volver arriba Ir abajo
pringuel
Miembro V.I.P
Miembro  V.I.P
avatar

Mensajes : 1138
Fecha de inscripción : 02/02/2012
Localización : en alguna monteria


MensajeTema: Re: Artículo   Jue 15 Ene 2015, 12:37

Si señor enhorabuena por el articulo

Ya me gustaría a mi, poderme expresar de esa manera..

Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Artículo   

Volver arriba Ir abajo
 
Artículo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ultimo artículo de Diego Plaza El renacer del 'Animal' Negredo
» Último artículo de David Ortega. Al fútbol no le gustan los lunes.
» Nuevo artículo de David Ortega: El Liceo Mourinho
» Cerrando Bocas: Artículo de José Luis González Redondo Pérez.
» por articulos como este de ramon besa

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Caza Mayor, Monterias, Recechos :: CAZA GENERAL :: TEMAS GENERALES-
Cambiar a: