Caza Mayor, Monterias, Recechos

foro de caza mayor - monterÍas, recechos, esperas
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 CULPABLES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jcortes
30.06
30.06


Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 22/12/2013
Localización : Mi extremadura


MensajeTema: CULPABLES   Mar 31 Dic 2013, 13:47

El domingo otro accidente y de acuerdo que el causante de dicho percance tiene culpa, pero pienso que seguro que nosotros mismos también tenemos parte de culpa de estos hechos. Sin ir mas lejos ayer yo mismo asisti a una montería que el cortadero era un camino de monte, entre jara pasaba el coche rozándolas , para disparar tenia dos ociones o que el animal pasara por la verea que estaba cubriendo o bien disparar sin ver "cosa que nunca hago". Si nosotros mismos dejásemos de asitir a estas montería seguro que algo conseguiriamos.
También pienso que tiene mucha culpa la ADMINISTRACION, tanto el Seprona como Medio Ambiente, por obligación hay que pedir permiso para la realización de la caza y lo mismo que te AUTORIZAN el numero de puestos y de perros ,tendría que ver la disposición de las distintas armadas asi como la amplitud de las mismas, esto mediante el SYGPAC lo pueden hacer desde la misma mesa de sus despachos, y según la anchura autorizar o no la acción cinegética
Creo que entre TODOS, podríamos disminuir hasta el máximo tantos accidentes que ocurren todas las temporadas
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: CULPABLES   Mar 31 Dic 2013, 14:00

que razon llevas Jcortes, la colocacion de los puestos va con sentido comun, pero muchisimos puestos los hay peligrosos en , los cuales llegan a la administracion en un plano , y  nadie se detiene haber si son peligsosos, legales o no, Ya vale de accidentes¡¡¡ Mi opinion es que un puesto es algo serio , en muy pocos metros estamos jugando con armas muy potentes, y a mi juicio desde el primer puesto hasta el ultimo deberian de estar homologados en el momento de aprobar el plan cinegetico de cada coto.La caza genera mucho dinero a la administracion y por lo tanto, crear unos cuantos empleos dedicados a homologar puestos de monteria, y otorgar a los cotos , al igul que se conceden precintos , una especie de marca por puesto universal y unica, y no coger una chapita o una cinta y dejar a cualquier descelebrao colocar puestos a su libre albedrio, rentaria bastante por nuesta seguridad
Volver arriba Ir abajo
Cáceres
Miembro V.I.P
Miembro  V.I.P


Mensajes : 1427
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Localización : Madrid, Extremadura y Guadalajara


MensajeTema: Re: CULPABLES   Mar 31 Dic 2013, 14:28

Muy de cuerdo en lo que exponéis, los puestos hay que marcarlos bien y con tiempo, aprovechar los accidentes del terreno en busca de la seguridad y no marcar a lo tonto. Mínimo, entiendo yo, hay que ir al menos tres personas a marcar por armada y repasarla. En muchos sitios se marcan solamente con la intención de cuantos más se metan mejor, hay que sacar rentabilidad claro está.
Volver arriba Ir abajo
rubensg
moderator
moderator


Mensajes : 1763
Fecha de inscripción : 01/02/2013
Localización : Madrid-Segovia


MensajeTema: Re: CULPABLES   Mar 31 Dic 2013, 17:09

Totalmente de acuerdo. Y la revision de los puestos ,nada de SIGPAC,en situ.

_________________
PIENSA EN LO QUE ERES Y SE LO QUE PIENSAS
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: CULPABLES   Mar 31 Dic 2013, 17:25

Cierto ,revision personal por personal muy experimentado ya que en el google no se ve la horografia del terreno
Volver arriba Ir abajo
AntonioM
Administrador
Administrador


Mensajes : 4341
Fecha de inscripción : 23/01/2012

MensajeTema: Re: CULPABLES   Mar 31 Dic 2013, 18:09

Bueno, supongo que esto deberían hacerlo antes de la montería, no me parece correcto que mientras se da o se colocan los puestos se anden haciendo inspecciones, sería meter mucha bulla y si hay que anular puestos o algo se liaría parda para recolocarlos.

Por otro lado en las distintas comunidades autónomas ya van exigiendo unos conocimientos mínimos para poder usar un arma de fuego en el campo, el examen de cazador. Aún no conozco que en ninguna se le pidan unas pruebas o unos conocimientos mínimos a los que organizan monterías, ganchos o cualquier tipo de acción colectiva, creo que ya va siendo hora. Y como no, que haya sanciones, inhabilitaciones y demás medidas para aquellos que no cumplan con unas medidas mínimas de seguridad en esa organización.

_________________
Ya estamos en ello.
Un saludo y... ¡¡¡Suerte para todos!!!
Volver arriba Ir abajo
Jorge Moya
30.06
30.06


Mensajes : 195
Fecha de inscripción : 08/08/2012
Localización : Tudela (Navarra)


MensajeTema: Re: CULPABLES   Mar 31 Dic 2013, 20:33

Yo nose si seran obligatorios o no, pero cursos para jefe de monterias hay, yo no lo soy, pero si lo fuera trataria de tenerlo. Un saludo y feliz año para todos.
Volver arriba Ir abajo
AntonioM
Administrador
Administrador


Mensajes : 4341
Fecha de inscripción : 23/01/2012

MensajeTema: Re: CULPABLES   Miér 01 Ene 2014, 10:23

Si, claro que los hay, pero tan sólo a título particular y normalmente organizados por la federaciones de caza, otra cosa es que se exijan esos conocimientos para poder ejercer de Capitán de Montería.

Algún ejemplo: http://www.fedecazacyl.es/documentos/2012/ProgramaCursoCapitanMonteria.pdf

_________________
Ya estamos en ello.
Un saludo y... ¡¡¡Suerte para todos!!!
Volver arriba Ir abajo
rubensg
moderator
moderator


Mensajes : 1763
Fecha de inscripción : 01/02/2013
Localización : Madrid-Segovia


MensajeTema: Re: CULPABLES   Miér 01 Ene 2014, 11:07

Antonio (Venado) escribió:
Bueno, supongo que esto deberían hacerlo antes de la montería, no me parece correcto que mientras se da o se colocan los puestos se anden haciendo inspecciones, sería meter mucha bulla y si hay que anular puestos o algo se liaría parda para recolocarlos.

Por otro lado en las distintas comunidades autónomas ya van exigiendo unos conocimientos mínimos para poder usar un arma de fuego en el campo, el examen de cazador. Aún no conozco que en ninguna se le pidan unas pruebas o unos conocimientos mínimos a los que organizan monterías, ganchos o cualquier tipo de acción colectiva, creo que ya va siendo hora. Y como no, que haya sanciones, inhabilitaciones y demás medidas para aquellos que no cumplan con unas medidas mínimas de seguridad en esa organización.
Asi es,yo no digo que sea cuando ya esten colocados. Pero tambien podrian presentar unos puestos y luego poner otros en monteria.
Volver arriba Ir abajo
Jcortes
30.06
30.06


Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 22/12/2013
Localización : Mi extremadura


MensajeTema: Re: CULPABLES   Miér 01 Ene 2014, 13:53

Los puestos según ley deben de guardar una distancia entre ellos, pero esta distancia que es igual siempre, deveria de ser diferente segun la anchura del cortadero, siempre guardando una minima entre ellos y por supuesto viendo ante todo la seguridad, en realidad es como la velocidad en las carreteras que varia según su anchura
Volver arriba Ir abajo
podenquero10



Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 28/01/2013

MensajeTema: Re: CULPABLES   Miér 01 Ene 2014, 14:30

Las armadas
En esta ocasión, y una vez comenzado el cuidado y atenciones de los cebaderos, si la finca de la que se trate es la primera vez que la vamos a montear, tendremos que comenzar por planificar con mucha antelación la disposición de las armadas para la celebración de las monterías y, dentro de las mismas, las posturas mejores.

Un ejemplo de armada de la cuerda. Obsérvese que existen cuatro puntos donde normalmente se colocarían portillos. Sin embargo, tan sólo los dos marcados en verde son los adecuados, ya que son el único lugar por donde las reses tienen posibilidad de escapar a la umbría. Los otros pasos tendrían posibilidad de tirar pero sólo lo harían a los mismos jabalíes que los de éstas posturas. (Autor: Santiago Segovia Pérez)
[color][font]
Las armadas son las líneas imaginarias de tiradores que se forman más o menos en el perímetro exterior de la mancha a batir, para que las reses en su escapada pasen por los puestos que las componen y sean tiradas por los monteros situados en ellos. La montería es una forma de cazar que se basa en la táctica militar del cerco, y obedece ancestralmente a la incapacidad de acceder con posibilidades a estas reses en un monte muy sucio y abrupto.
Existen dos clases de armadas; de cierre ytraviesas. Normalmente son tres las armadas de cierre que se disponen en las manchas ya que su función es rodearlas perimetralmente, pero esto no es más que una simplificación para hacer más comprensible la cuestión. Una de ellas es la armada de la cuerda, que como su nombre indica se emplaza en la cuerda o parte superior de la ladera que se vaya a batir. Otra, su opuesta, es la del sopié, que como también indica su nombre, se dispone en el sopié o parte más baja de la sierra a batir. También se dispone típicamente la de frontera o del tope, que es la que se encuentra al final de la zona a batir, donde los perros vuelven hacia atrás sobre sus pasos, en una posición que sería una línea imaginaria perpendicular a las dos anteriores y entre ellas, uniendo su extremos finales. Por último, se puede también colocar una armada opuesta a la de frontera, de forma paralela a la misma, que cubre la zona donde se sueltan los perros, para cortar los movimientos que las reses puedan hacer abandonando la mancha hacia atrás y escapando por donde normalmente no existen monteros, y con la que terminaríamos de cerrar por completo la mancha. Esta armada es la derecula o suelta.
[/font][/color]

Los dos subideros marcados en verde en la fotografía anterior, que como se ven están muy tomados por los guarros, y que son el único posible camino de los mismos para escapar a la ladera opuesta. (Autor: Javier Segovia Valverde)
[color][font]
No hay que obsesionarse con la implantación de las armadas en los límites administrativos o naturales del monte a batir, ya que es mejor encontrar el lugar que aún sin coincidir exactamente con este trazado nos permita una mejor ejecutoria, con un mejor aprovechamiento de los accidentes naturales o vegetación. Con independencia del tipo de armada de que se trate, cada una de ellas recibe un nombre propio, generalmente expresando un topónimo sobresaliente del lugar. Por ello, al nombrar cada una de las armadas hay que añadir el tipo de armada de que se trate para que los monteros conozcan con exactitud la posición que ocupan.
En manchas llanas, ninguna recibe la calificación de cuerda o sopié, porque orográficamente no son de esta condición, por lo que se clasifican dentro de la categoría de cierre genéricamente.
Las traviesas
Complementariamente se disponen las traviesas, que son armadas que se colocan en el corazón de la mancha para evitar que las reses se amparen en el monte y dando viajes en su interior, no rompan hacia los puestos evitando abandonar la mancha pasando por las líneas de tiradores. De esta manera los monteros que ocupan estas posturas hacen fuego sobre ellos, cobrando unos animales de difícil obtención, porque estos ejemplares no quieren salir de allí donde existe su defensa. También se obtiene el efecto de romper la cohesión de las piaras, con lo que sus componentes proceden a agruparse en conjuntos menores o, dispersándose, mostrar una inferior insistencia en permanecer en lo más cerrado del monte. Por añadidura, al fraccionarse las piaras se obtiene una mejor eficiencia en los lances, ya que al entrar en grupos grandes a los puestos la capacidad de fuego se ha de concentrar en limitados ejemplares, siendo al contrario que cuando nos entran en conjuntos menores podemos obtener un mayor porcentaje de capturas. Normalmente las traviesas son las más divertidas para los monteros, porque es donde se suele quemar más pólvora.
[/font][/color]

Otra armada de la cuerda. Las posturas estarían en las posiciones marcadas por las flechas. Aunque la posición aparenta tener nula visibilidad por el enfoque de la fotografía, desde los puestos ésta es excelente por su perspectiva de balcón sobre el monte, al estar situados sobre esos peñascos. (Autor: Santiago Segovia Pérez)
[color][font]
Estas armadas interiores se han de colocar las últimas, cuando se tenga la seguridad de que las armadas de cierre han sido montadas y los perros están aguardando en el punto de suelta. Si nos internamos en el monte con antelación a este momento podemos provocar que alguna res, advertida de nuestra presencia durante la colocación, cosa que a veces es inevitable porque un grupo de personas por silenciosas que sean siempre generan rumores, se vacíe de la mancha sin que haya un rifle que la pare. Por ello, la presencia de los perros en su punto de suelta las advierte de su presencia allí por lo que rehusarán el romper por esa cara que no suele estar cubierta por tiradores.
Esta es la configuración típica, pero existen tantas configuraciones posibles como diversidad de terrenos, orografías y formas geométricas de las fincas, por lo que no es de extrañar que existan manchas con cuatro, cinco o más armadas y algunas traviesas. 
La definición de su ubicación
Para definir la posición de estas líneas de tiradores hay que tener en cuenta varios factores, pero el principal es la dirección de los vientos dominantes en la zona. Normalmente cada cazadero tiene un viento que es el que domina sobre los otros a lo largo del año. Teniendo esto en cuenta habrá que disponer que la armada de tope esté situada en el lado opuesto al sentido del aire, es decir, se habrán de soltar los perros en una zona que se llama recula o suelta, que es por donde entra el aire en la mancha, recorrerán la zona a batir con el aire en la espalda entre las armadas de la cuerda y del sopié, y rematarán en la armada del tope que tendrá que estar dispuesta en el lugar donde el aire sale de la mancha. No obstante, aún así habrá días en que el aire haya cambiado y con esta disposición, alguna armada, por ejemplo la del tope, esté dando aire a la mancha. Por ello, lo ideal sería poder disponer definida y marcada una armada en la recula, que pudiera sustituir a ésta en caso de que el aire dominante cambiase el día de la montería por su opuesto, con lo que podríamos cambiar el punto de la suelta por el diametralmente contrario. Para ello, es básico que puedan albergar el mismo número de puestos para, una vez visto el aire del día y de ser necesario su cambio por la armada de posición contraria, no existan problemas de ubicación de los monteros.
[/font][/color]

Camino que podría constituir la típica armada de sopié. (Autor: Javier Segovia Valverde)
[color][font]
Otro factor a tener en cuenta es el acceso a los puestos que los monteros, y posteriormente el personal encargado de sacar las reses del monte, puedan tener con comodidad y sin tardanza. Aunque la comodidad en principio no debería ser clave para el acceso, lo cierto es que lo contrario implica más tiempo en la colocación y en la recogida de los puestos, que sí es muy importante. Además, se nos puede presentar un montero con las facultades físicas mermadas y esta maniobra puede convertirse en un auténtico calvario. Por ello, si en nuestro terreno no disponemos de una vía de acometida a las posturas, no es mala idea estudiar los parajes de cotos colindantes, para si en ellos existe, cortésmente solicitar de su propietario el permiso para nuestro acceso, que normalmente con la buena relación de vecindad que ha de imperar, y con la cesión de algún puesto a título gratuito, se suele arreglar. Incluso esta posibilidad nos daría la opción de armar la línea de tiradores un poco retranqueados en sus predios si en los nuestros la disposición de la armada fuera de difícil consecución.
[/font][/color]

Típico cortadero empleado para armar una traviesa. (Autor: Javier Segovia Valverde)
[color][font]
No se ha de pensar que en estos tiempos que corren esta maniobra no se ejecuta en toda su pureza tradicional si pretendemos un acceso cómodo a las armadas. No hace falta más que repasar las páginas de nuestros clásicos, para observar que antaño el uso de caballerías obviaba esta complejidad, facultando incluso el concurso de personas con grandes trabas físicas en su movilidad –por traer sólo un ejemplo mencionamos al capitán de monterías D. Atilano Muñoz, en Con trabuco y caracola, de Alfonso Urquijo-.
Las armadas han de exigir de los monteros un recorrido a pie limitado por las razones anteriormente expuestas. Tampoco se trata de acceder hasta el mismo puesto en coche, pero una caminata excesivamente larga trae problemas.
Los portillos o posturas
Los puestos –conocidos también como portillosposturas y pasos- son los lugares donde cada cierta distancia se ha de apostar un montero ocupando una posición en esta línea imaginaria que conforman las armadas o traviesas. Si no tenemos mucha experiencia en el monte a batir, y por tanto desconocemos las querencias naturales de las reses que lo pueblan, no es mala opción dejarse aconsejar por un práctico del terreno, que hará la función de maestro de sierra. Pero aún así habrá que aplicar ciertos criterios que a lo mejor no coinciden con su forma de ver el asunto, ya que éstos suelen razonar con pautas basadas generalmente en su pasado furtivo, en una caza individual y enfocada a la obtención de carne, y en el empleo de la escopeta como arma. El conocerá muy bien las intenciones de los animales y los viajes que trazan en su huida, pero posiblemente desconozca o escapen a su consideración otras premisas a tener en cuenta.
[/font][/color]

A pesar de la escasa anchura de este camino, el claro que presenta a su derecha hace posible la colocación de puestos en él, ya que ofrece espacio suficiente para jugar el lance. (Autor: Javier Segovia Valverde)
[color][font]
Una buena práctica es ejecutar antes de nada varios mancheos a modo de ganchitos casi familiares, en donde invitando a amigos de confianza, nos juguemos mucha menos responsabilidad, pero vayamos experimentando las querencias naturales de los cerdosos y obteniendo una pericia difícil de lograr por otro medio.
Condiciones para su colocación
Como premisa fundamental los puestos se han de colocar sola y exclusivamente donde los guarros tengan tendencia a escapar o exista posibilidad física de que lo hagan en caso de verse fuertemente acosados. Lo que no se trata es de rodear por completo la mancha cubriendo puestos que no son salida lógica de los guarros. Nos referimos, por citar un ejemplo, a puestos que situados en el borde del monte, no poseen detrás un punto de huida natural de los cochinos, como pueda ser otra mancha de monte aunque esté situada a cierta distancia. Los guarros evitan abandonar la espesura, pero siendo forzados podrían verse impelidos a atravesar un claro si al final de él se encuentra su salvación. La cosa reviste tintes de imposible si tras ese claro no existe monte que le cobije.
[/font][/color]

La colocación de armadas en veredas como ésta se pueden calificar de fraude o engaño, ya que las posibilidades reales ante el paso de las reses son totalmente nulas. (Autor: Javier Segovia Valverde)
[color][font]
Situaciones que desdicen lo anterior les podría contar más de una, y seguro que alguno de nuestros lectores lo podría hacer también, pero eso no justifica la colocación de un puesto de estas características, maniobra que se enclava más bien entre las prácticas poco recomendables de organizadores ávidos de ingresos dinerarios totalmente reprobables. Es mejor que nos acusen de poco rigurosos en la cobertura de la mancha que de avaros.
Otra premisa básica es que la posición del puesto tenga una justificación práctica o efectividad. De poco vale que nos coloquen en un puesto que sea un escape muy querencioso para los guarros, si el monte circundante nos impide practicar el tiro. Veremos como pasa uno tras otro sin tener siquiera opción de llevarnos el rifle a la cara, y esto al final no es más que otra fullería encubierta de una forma muy sibilina, porque normalmente en estas circunstancias a nadie se le ocurre pensar que le han engañado, simplemente se piensa que la suerte no le ha sonreído por más que haya coqueteado con él, y que además, no se ha estado a la altura requerida porque no se ha sabido sacar provecho de un puesto teóricamente tan a propósito. Si esa posición es de uso preferido por los guarros para abandonar la mancha, hay que buscar la manera de cubrirla para que rinda sus resultados, por ejemplo, efectuando una roza del matorral, ya que hablamos de resultados en reses cobradas, no sólo en ingresos monetarios para la propiedad, siendo el caso que cuando únicamente se da esta última circunstancia podemos hablar de que nos han burlado. Desconfíe cuando el práctico del terreno, o la mesa del sorteo le señalen que el puesto que le ha salido en gracia es de los llamados “de escopeta”, porque normalmente se trata de uno de estos puestos. Los puestos no pueden ser de este tipo desde que el uso de postas está prohibido, ya que con ellas sí cabía la posibilidad de efectuar tiros conejeros o a tenazón. Una escopeta con bala es casi tan difícil de coger los puntos como un rifle.
Los puestos siempre han de ser de los “de rifle” porque eso significa que tendrá una visibilidad razonable. Pero en esto también existen otras perversiones, ya que muchas veces se llaman puestos “de rifle” a aquellos puestos que son más acomodados para los viajes de las reses cervunas, por lo excesivamente despejado de su entorno que hace poco probable el que rompa un guarro.
[/font][/color]

Lo mismo se puede decir de esta traviesa, en la que su escasa anchura se ve complicada por la dificultad de tirar en semejante acumulación de pies arbóreos, que podrían aparentar engañosamente alguna posibilidad real, inexistente en la práctica. (Autor: Javier Segovia Valverde)
[color][font]
Por ello la calidad de un puesto no se mide en laquerencia que los cochinos tengan a usar este punto como vía de escape, ni tampoco en la extraordinaria visibilidad o posibilidad de tiro desde el mismo, sino que hay que conjugar ambas circunstancias considerando a su vez la posibilidad razonable de jugar el lance y ofrecer su fruto; en definitiva, su efectividad.
El tercer factor a tener en cuenta es la propia seguridadde todos los integrantes de una partida de caza de este tipo, y no hablo sólo de los demás monteros, sino de todos y cada uno de los participantes: monteros, podenqueros, perros, guías, etc. Pongo esta premisa en tercer lugar aunque debería de ocupar el primero, ya que en realidad es la tercera faceta que tenemos que estudiar de todos y cada uno de los puestos. De poco vale examinar la seguridad de un puesto si no ha cumplido las dos premisas anteriores. Una vez elegido el emplazamiento bajo la perspectiva de su posible uso por las reses en sus huidas y la oportunidad de su colocación por su efectividad, habremos de confirmar que no se compromete la seguridad de nadie.
Marcado de los portillos
Una vez vayamos efectuando esta maniobra de definir los puestos habrá que ir marcándolos de forma que su identificación en el terreno no se preste a equívocos. En esto lo normal es usar una tira de plástico, o una cartulina pendida de una rama con un número en ella. Estas son las formas de marcar los puestos con carácter temporal. Una vez más no tengo más remedio que decir que aunque no sea en todos los casos, esto no muestra más que una improvisación y una ausencia de seriedad, que en su caso extremo podría llegar a mostrar un auténtico ardid inmoral. ¿Si los puestos son los que hemos definido por el sistema relatado anteriormente, por que hemos de repetir en cada montería esta misma operación? ¿Por qué no se quedan marcados para siempre y de una vez por todas? Porque habitualmente los organizadores tienen tendencia a jugar con cierta flexibilidad en la disposición de las posturas, y esto es otra picardía. Si la venta de puestos va bien, se comprimen un poco y donde tendrían que entrar cinco puestos se aprietan entre sí y se sacan siete. Al contrario no suele darse el caso, puesto que es mejor dejar vacíos portillos previamente marcados, ya que si a última hora se acaban vendiendo es más difícil improvisar ese mismo día.
[/font][/color]

La señalización de los puestos ha de ser permanente y de forma rígida como se muestra en estos caso. (Autor: Javier Segovia Valverde)
[color][font]
La demarcación de un puesto ha de ser totalmente fija o permanente, de manera que por años que acudamos a esta mancha como monteros los puestos siempre se observen en el mismo lugar. Esto no quiere decir que la experiencia del capitán de montería y los propios consejos y observaciones de los monteros no hagan modificar la configuración de alguna postura, pero esta es una operación que ha de ejecutarse, como veremos más adelante, con plena transparencia de cara a los participantes, comunicando una por una las modificaciones que se hayan efectuado.
La distancia que ha de promediar entre un puesto y sus colindantes no ha de ser ni muy larga ni muy corta, pero en esto la orografía y la cobertura vegetal son dos condicionantes importantes. Si el terreno lo permite no debemos separar los puestos más de unos 150 mts. A más distancia los tiros entre ambos se hacen difíciles a un animal en movimiento. Por debajo de 80 mts. la proximidad estaría comprometiendo la seguridad, además de suponer un estorbo mutuo las acciones de cada uno de los monteros para con los demás.
Otra cuestión a definir es la numeración de las posturas. En algunas ocasiones se opta por un sistema por el cual cada armada o traviesa dispone de su propia numeración, comenzando por el número inicial y terminando por el último. Esto puede dar problemas de identificación porque lógicamente han de existir en la mancha numeraciones coincidentes, por lo que de no estar atentos a la identificación de la armada, podría darse el caso de que más de un montero acuda al mismo puesto aunque a uno de ellos le corresponda otra armada. Para prevenir esto se ha de tener cuidado en nombrar las armadas con topónimos de muy diferente pronunciación.
[/font][/color]

En la fotografía a la izquierda, Manel, uno de los maestros de sierra, y el autor, comprobando la señalización de los puestos. Esta verificación hay que realizarla con antelación a la temporada. En fincas abiertas es conveniente hacerlo a mediados de septiembre, ya que durante el verano los graciosos que gustan llevarse estos objetos como souvenir, suelen pulular por los montes. Obsérvese que la placa comienza a mostrar deterioro tras su larga estancia en el monte, por la acción corrosiva de la intemperie durante años. (Autor: Javier Segovia Valverde)
[color][font]
Otra forma de solucionar el problema es numerar los puestos en orden correlativo sin tener en cuenta la armada a la que pertenecen. Es decir, por citar un ejemplo, si en la mancha existen 35 puestos, nombrarlos todos del 1 al 35 añadiendo en su papeleta, como es preceptivo, la armada a que pertenece cada uno, para una identificación más certera.
Además de esta numeración los pasos pueden ser identificados adicionalmente, con el topónimo del lugar donde están colocados, como por ejemplo El Puesto de La Choza del Bola, o bien con algún nombre que nos recuerde algún hecho acaecido allí. Por ello, el portillo puede ser nombrado como el número 5 de la Traviesa del Barranco de Valtejar, o bien humorísticamente como El Puesto del Chambón, en honor a quien falló ocho guarros, que aún habiéndoles arrimado candela a cascaporro le fue imposible cortar pelo y que todo el mundo sabe que es el 5 de la mencionada traviesa. A medida que un coto o finca va adquiriendo solera, es más común que la numeración de las posturas vaya siendo sustituida por sus nombres propios.
Número de puestos en la mancha
Pero aquí llega una cuestión importante, ¿cuántos puestos he de colocar en esta mancha? La pregunta es obvia, pero la contestación para algunos desaprensivos que juegan con la confianza de la gente no es tan clara. Si el organizador es responsable y recto colocará tantos puestos como marquen las querencias naturales de las reses y las posibilidades reales que los monteros tengan en ellos, de lo que hemos dado razón antes.
[/font][/color]

En algunas ocasiones es conveniente utilizar algún tipo de señalización accesoria, para evitar trasiegos innecesarios. En este caso esta chapa muestra al postor de forma fácil e inconfundible, la posición de un paso que está situado perpendicularmente a la derecha en mitad de la ladera y de imposible localización desde el camino. (Autor: Javier Segovia Valverde)
[color][font]
Una vez hecho esto, si estudiamos los gastos y vemos que la operación no es rentable, podemos optar por reducir los mismos en lo posible, sin menoscabo de la operatividad y de la calidad en la gestión con objeto de obtener una mínima rentabilidad, o bien podemos optar por incrementar el precio por puesto, para obtener ese margen bruto de explotación. Ambas soluciones tienen su problema. La primera, si no es efectuada de forma estudiada con serenidad y experiencia puede comprometer seriamente la organización y sus resultados. La experiencia es fundamental en estas disquisiciones para poder decidir que elementos son prescindibles o accesorios.
La segunda implica que la utilidad –como concepto económico- esperada y deseada por el montero se incrementa, por lo que se hará más exigente en todo, no sólo en resultados, y eso es incrementar el efecto de los riesgos que se han de correr, por lo que un resultado mediocre a un precio barato es disculpable, pero ese mismo resultado a un precio superior será menos aceptado por los monteros asistentes.
Si el organizador está motivado únicamente por los resultados económicos llegará a disponer tantos puestos como le sean posible, incluso a veces comprometiendo la seguridad de las personas, y me ahorro algún que otro ejemplo ilustrativo, porque tengo más dignidad que los que me vienen a la memoria. Para estos organizadores su única motivación es reunir un grupo de infelices, pero ilusionados monteros, para esquilmar sus carteras y obtener unos ingresos que le permitan mantener un coto sin dispendio alguno para él, después de haber extraído del mismo todo el jugo en esperas y ganchos entre amigos, de manera que cuando nosotros acudimos a su convocatoria, en el monte ya no quedan ni rayones.
El criterio no se ha de definir en función de los resultados económicos, sino con aspectos cinegéticos y nada más. Si además logramos ganar algo, bien, y si no, nos habremos de dedicar a otra cosa. Como comentario informativo, y sin ánimo de crear una norma inflexible, podemos decir para orientación del lector, que una cobertura superior a 8 o 10 puestos por cada 100 has. es quizás representativo de una excesiva avidez financiera del organizador, y por otro lado, una cobertura inferior a 4 o 5 monteros por cada 100 has. quizás nos refleje la celebración de un gancho entre amigos o un terreno muy afable sin complicaciones orográficas, pero en cualquier caso con escasa presión venatoria.
Maniobras de colocación y recogida
Una vez hayamos definido los portillos habrá que estudiar la estrategia a llevar a cabo para coordinar y organizar la colocación de los mismos y su posterior recogida, incluyendo en este caso la retirada de las reses cobradas. Para ello lo primero es corroborar los accesos –trabajo previamente efectuado al definir la disposición de las armadas- y el sistema para llevar a cabo esta colocación.
Elegir si se efectuará con los vehículos propios de los monteros, con el tractor de la organización, andando, etc. Pero no nos hemos de olvidar de simular el recorrido desde el lugar del sorteo hasta la colocación del último puesto de cada una de las armadas con un reloj en la mano, de manera que el tiempo invertido en esta operación quede definido con exactitud, incluyendo una tolerancia razonable de desviación para asumir irregularidades. Una vez realizada esta operación con todas las armadas y traviesas, sabremos cual es el margen de tiempo necesario para que las rehalas sean soltadas, porque resulta obvio decir que no se puede desacollerar ni un solo perro si no está perfectamente colocado hasta el último puesto. Este recorrido se hará en su fracción desarrollada con vehículos a un ritmo muy inferior al normal, porque el día de la montería no se puede llevar un paso igual al que nosotros podemos desarrollar por nuestra cuenta individualmente. La colocación de los puestos no ha de llevar más de 45 min.
Se miden los intervalos, y el plazo para soltar lo definirá el tiempo que se tarde en colocar aquella armada que más minutos necesita aunque el resto tenga que esperar un poco. Las emisoras de radio son de gran ayuda en estas maniobras, pero a mi entender sólo han de servir como confirmación. Interesa más que el procedimiento esté establecido así por sistema, conociendo cada uno los plazos en que ha de ejecutar su programa en ausencia de confirmaciones radiofónicas a cada instante, mejor que soltar antes de tiempo por fallos en la comunicación que son posibles y frecuentes en el uso de estos aparatos. Todo el personal auxiliar participante ha de conocer con exactitud estos ritmos con independencia de su posible corroboración por radio. Las emisoras han de ser útiles tan sólo en el caso de que sucedan imprevistos de causa mayor, como un montero accidentado en un mal paso, un pinchazo en un vehículo, etc. pero de no ser así no es necesaria su utilización.
El tomar los tiempos también nos servirá para darnos cuenta que alguna de las armadas pueda imponer un cierto retraso inaceptable al conjunto, por lo que a lo mejor haya que estudiar su fraccionamiento en dos grupos diferentes con objeto de reducir el proceso total.
[/font][/color]

La logística de la colocación y recogida de los puestos es mejor que quede esquematizada en un croquis como este. Confiar en la memoria y en que toda la organización lo comprenda es un riesgo. Lo mejor es ayudarse de un instrumento así, para evitar problemas y asegurarse de una correcta comprensión. (Autor: Santiago Segovia Pérez)
[color][font]
Lo mismo hay que realizar con la simulación de la recogida, en este caso incluyendo las posibles reses abatidas y su transporte a la junta de carnes. La recogida no nos ha de llevar más de 1 h. 30 min. incluyendo las reses.
Las personas encargadas de la colocación de las armadas, los postores o maestros de sierra, han de conocer íntima y profundamente el recorrido establecido y la posición de cada portillo. En caso de ubicaciones que puedan inducir a la confusión, o en caso de discurrir por un terreno abrupto o muy enmontado en donde el trayecto a cubrir pueda ser confuso, será conveniente establecer marcas intermedias accesorias entre un puesto y el siguiente que actúen a modo de confirmación del trayecto. En cualquier caso el postor ha de efectuar el recorrido en ensayos previos con soltura, decisión y seguridad, sin admitir la más mínima duda. Las dudas que se pueden comprobar a veces en nuestra colocación en el puesto no son más que el producto de la improvisación, de la irresponsabilidad y de la falta de organización.
Conviene aclarar ya desde un principio, que no es ético en absoluto el hecho que podemos observar en algunas monterías, al encontrarnos que el postor coloca hasta el último puesto de su responsabilidad y regresa a ocupar un puesto anterior, que se supone de mayor querencia para las reses. Ninguno de los puestos en una montería en la que los asistentes pagan una acción, han de estar reservados para nadie, ni siquiera para la propiedad. El postor ha de ocupar el último de la sucesión de puestos que le toque colocar y sólo ese, para bien o para mal y lo demás no es más que un fraude o un abuso.
Una vez hemos analizado y dispuesto la colocación de las armadas y sus correspondientes pasos, hemos de planificar el trabajo de ciertos componentes del personal auxiliar de la montería, y debemos estudiar la mejor forma de acometer la echada al monte. Una vez hecho esto habrá que dirigirse a nuestros posibles clientes para dar a conocer esta celebración de la manera más seria posible.
 
« Capítulo I 
 Capítulo III »

 [/font][/color]

 


Ir a…
Portada
Actualidad
Artículos
Foros
Captiva
Galería
Rastrillo
Por temas…
Armas y Municiones
Caza Internacional
Fotografía e Imagen
Gestión Cinegética
Legislación
Perros de Caza
Reclamo
Quizás también te interese…
Volver arriba Ir abajo
podenquero10



Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 28/01/2013

MensajeTema: Re: CULPABLES   Miér 01 Ene 2014, 14:32

es un poco largo pero quizas os indique que es lo que debeis exigir a la hora de que os coloquen en una postura, analizar al llegar y poder disfrutar agusto de lo que os mereceis al pagar en mesa por esa postura.
Volver arriba Ir abajo
matorrales
Miembro V.I.P
Miembro  V.I.P


Mensajes : 1132
Fecha de inscripción : 02/02/2012
Localización : Madrid


MensajeTema: Re: CULPABLES   Miér 01 Ene 2014, 15:19

@podenquero10 escribió:
es un poco largo pero quizas os indique que es lo que debeis exigir a la hora de que os coloquen en una postura, analizar al llegar y poder disfrutar agusto de lo que os mereceis al pagar en mesa por esa postura.
Ole tus cohones, y al que no le guste el puesto que le devuelvan el dinero, esta bien eso si señor. Y el que juegue a la lotería si no le toca también, que le devuelvan la pasta. Estamos hablando de seguridad, en montería hay puestos muy buenos, buenos, regulares y malos, lo importante es que el puesto sea seguro, por lo menos eso es lo que pienso yo. Y ahora explícame eso que debe exigir uno que paga un puesto
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: CULPABLES   Hoy a las 12:36

Volver arriba Ir abajo
 
CULPABLES
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Culpables, millonarios e impunes.
» FERMÍN MARTÍNEZ IBAÑEZ Y UNDIANO,CULPABLES

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Caza Mayor, Monterias, Recechos :: CAZA GENERAL :: TEMAS GENERALES-
Cambiar a: